top of page
  • Foto del escritorLiving Miracles

Los milagros guían el camino


Melly y Urpí con participantes en Colombia

Por Urpi Milla y Mellissa Bossa


Con mucha alegría te queremos compartir los milagros que el Espíritu ha traído a nuestra mente en el primer destino del Tour: Jesús: Un Evangelio de Amor, que inició una semana antes de lo previsto y en un lugar que no estaba en nuestros planes.


Estamos sintiendo con mucha fuerza que con cada paso, el Espíritu Santo nos está invitando a soltar cualquier plan o expectativa que tengamos sobre esta aventura con la que buscamos extender el amor, los milagros y la alegría que proviene de estar a Su servicio.


Se suponía que nuestro tour iba a comenzar en Bogotá, Colombia. Teníamos los tiquetes comprados y las primeras actividades confirmadas. Pero unos días antes, el Espíritu  orquestó un retiro en Querétaro, México, en el que pudimos experimentar un amor que escapa a los conceptos y las leyes del mundo. Sentimos que con este viaje Él quiso darnos un adelanto de lo que será este tour con el que también esperamos llegar a Perú, Chile, Brasil, Uruguay y Argentina. 


∼♥∼


El viaje a Querétaro se empezó a cocinar en el más reciente retiro que tuvimos en La Casa de los Milagros, en Chapala. Allí conocimos a Patricia, con quien sentimos una conexión muy fuerte. Ella nos propuso hacer un retiro en su ciudad en algún momento de nuestro tour y nosotras sentimos en nuestro corazón que debíamos ir antes de viajar a Colombia. 


El poco tiempo de preparación trajo muchas dudas para la organizadora porque significaba que tendríamos menos de dos semanas para tener todo listo: «¿Cómo organizar un evento en tan solo 10 días? ¿Cómo convocar a las personas? ¿En qué lugar se haría? ¿Cómo serían las sesiones?». 


Ante los razonamientos del mundo parecía una locura, pero nosotras decidimos confiar. Algo en nuestro corazón nos decía que todo iba a ser cuidado por Su Amor

y que iba a estar a cargo de la organización del evento. Sentimos que era una oportunidad para ir muy profundo en la confianza de sentirnos completamente guiadas. 


∼♥∼


Supimos que solo debíamos decir Sí y estar completamente abiertas a cumplir nuestra función de extender el amor. 


∼♥∼


Apenas aceptamos la guía en instantes se armó un equipo de trabajo, al que también se unió Gabriela, quien mostró una gran voluntad de estar al servicio del Espíritu. En ese momento sentimos una alegría enorme y recordamos que nunca se trata de eventos o actividades, que todo se nos da para la sanación de la mente y que la guía es siempre para el momento presente.


La sanación empezó el día anterior al retiro. Antes de iniciar el viaje a Querétaro recibimos una llamada de nuestra anfitriona, quien nos abrió su corazón para compartir con nosotras pensamientos privados relacionados con escasez, miedo a dar y reciprocidad que se habían elevado y estaban listos para ser sanados.


Juntas pudimos ver esos pensamientos, entregarlos al Espíritu y ser testigos de un cambio de percepción. ¡Ese es siempre el verdadero milagro!


Mientras terminábamos los preparativos para el viaje, tuvimos una fuerte corazonada de contactar a Marisela, una compañera con quien habíamos estado en comunicación hacía ya un par de meses. No recordábamos donde vivía, pero la sentíamos muy fuerte en nuestro corazón. 


Ella contestó nuestro mensaje y para nuestra sorpresa, descubrimos que vivía en Querétaro. Le contamos de nuestros planes, la invitamos a participar en el encuentro y muy emocionada, nos contó que esto se sentía como un regalo del Espíritu para ella. Nos dijo que había estado triste porque no había podido ir al retiro en La Casa de los Milagros y que ahora sentía que con nuestra visita el Espíritu le estaba diciendo que la amaba y la sostenía.


Marisela nos invitó a quedarnos una noche en su casa y nosotras le dimos un Sí rotundo porque intuimos que esta unión tenía un propósito de sanación que íbamos a descubrir más adelante. 


∼♥∼


Para llegar a Querétaro nos sentimos guiadas a hacer un viaje por carretera de cuatro horas y media. Y el viaje estuvo lleno de milagros. 


Cuando emprendimos el viaje sabíamos que debíamos hacer una parada para atender una entrevista virtual que habíamos programado hacía un par de meses. En ese momento no sabíamos cuál podría ser el lugar indicado, pero sentimos que podría ser útil detenernos en algún café o restaurante de la carretera cuando estuviéramos a media hora del inicio de la sesión. Sin embargo, cuando faltaban 40 minutos no veíamos nada cerca, solo un gran desierto. 


Pero nosotras confiamos en que cuando llegara el momento el Espíritu iba a poner en nuestra conciencia el lugar al que quisiera llevarnos. 


Seguimos manejando y en el mapa descubrimos que había un pueblo cerca. Para llegar teníamos que pasar por un peaje con el que al principio teníamos dudas porque lo sentimos costoso, pero en el peaje nos atendió un joven que se portó como un ángel. 


Nos dijo que en el pueblo que teníamos en mente no había buena conexión a internet y nos sugirió ir a otro lugar, que según el GPS estaba a 30 minutos de camino. Nosotras dudamos porque faltaba poco tiempo para la entrevista, pero el joven nos dijo: «no le hagan caso al GPS, el camino es de solo 15 minutos».


Con este mensaje, sentimos que el Espíritu era quien nos estaba hablando. Nos decía: 


∼♥∼


«Sigan esta guía. No hagan caso a las reglas del mundo. No crean en los cinco sentidos. Yo estoy a cargo del tiempo y del espacio. Solamente oren, escuchen y sigan».


∼♥∼


Seguimos la guía y a los 15 minutos encontramos un pequeño centro comercial con las condiciones perfectas para atender la sesión. Solo nos quedaban cinco minutos para estacionar el carro y no veíamos espacios disponibles hasta que llegamos a un punto en el que tuvimos que escoger entre girar a la derecha o la izquierda. En ese instante nos miramos, oramos, decidimos girar a la izquierda y al final encontramos un espacio que parecía reservado para nosotras. 


Ahí supimos con certeza que, momento a momento, el Espíritu nos estaba dando las indicaciones que necesitábamos. Él estaba utilizando todo, cada pequeño símbolo de este mundo para mostrarnos que todo está siendo cuidado por Su Amor. Nos estaba pidiendo confiar plenamente en que Él está a cargo de todo.


Sentimos una felicidad inmensa y con esa alegría nos conectamos a la sesión virtual en la que tuvimos la oportunidad de compartir los milagros que este viaje ya estaba trayendo a nuestra conciencia.


∼♥∼


En Querétaro fuimos testigos de más milagros y símbolos de Su Amor, empezando por el lugar del evento que parecía sacado de un sueño. Teníamos un espacio hermoso para las sesiones y otro para hacer meditaciones, en medio de la naturaleza. Bajo la lógica del mundo se necesitaría mucho tiempo y esfuerzo para conseguir un espacio como ése y nosotras simplemente llegamos allí con nuestro corazón dispuesto a extender el amor.


Incluso, solo hasta la noche anterior al retiro tuvimos claro qué actividades íbamos a realizar. Nuestra anfitriona nos contó que algunos de los asistentes llevaban varios años practicando Un curso de milagros y que otros apenas lo estaban conociendo y ahí sentimos un amor muy profundo que nos mostró que podía ser útil para responder a la oración del corazón de cada una de las personas.





En la sesión tuvimos la experiencia de ser utilizadas por el Espíritu para extender el amor. Sentimos que cada palabra y cada anécdota que estábamos compartiendo de la vida de Urpi y Melly, estaba siendo perfectamente orquestada para llegar al corazón de cada uno de los asistentes.


Supimos que fue así porque nos llegaron muchos reflejos de amor. Las personas hicieron preguntas, nos hicieron saber que se sentían conectadas con lo que expresamos y que estaban experimentando sanación.


Y nosotras sabíamos que no se trataba del evento ni de ningún resultado en la forma. Se trataba de ponernos a Su disposición: 


∼♥∼


«¿Qué quieres que digamos? ¿Qué quieres que hagamos? ¿Cómo podemos ser útiles? Somos tus títeres. Úsanos para tu propósito».


∼♥∼



¿Estoy pensando con Dios o con el ego?

Haz click en la imagen para ver la primera parte de la sesión con Urpi y Melly en Querétaro. 


∼♥∼


Además, pudimos sentir la entrega y la voluntad de ser realmente útiles de Patricia, Marisela y Patricia, nuestras compañeras poderosas en esta aventura.


Hubo un momento, en la mitad del retiro, en el que nos dimos cuenta que nos olvidamos de llevar unos libros que deseábamos ubicar en un stand. Los habíamos dejado en un carro e íbamos a necesitar al menos media hora para regresar por ellos. Finalmente Patricia fue por los libros y en el camino se dio cuenta que no habíamos comprado platos ni cubiertos para servir el almuerzo. Cuando regresó y nos contó lo que había pasado supimos que había recibido una indicación del Espíritu. Lo que parecía un “error” fue una oportunidad para escuchar y seguir la guía, ver que siempre se nos dice lo que necesitamos saber en cada momento y recordar que la guía del Espíritu Santo es siempre práctica y que podemos descansar en Él.


∼♥∼


Al final de ese día sentimos la guía de pasar la noche en la casa de Marisela. Allí, ella nos abrió su corazón y nos habló de una situación en la que percibía que a su hija le costaba entrar en contacto con algunas emociones.


Después de eso ocurrió algo hermoso: su hija llegó, nos saludó, conversamos durante unos minutos y después le dijo a su mamá: «no sé porqué, pero siento muchas ganas de llorar» y Marisela con mucho amor le contestó: «es el amor hija, lo que estás sintiendo es amor».


Nosotras también pudimos sentir ese amor. Supimos que Él nos está utilizando constantemente y que no solamente se nos había dado un lugar para pasar la noche, sino que se nos había conducido a un encuentro santo con un propósito mucho más profundo. Todo tiene que ver con la sanación de la mente y de continuar abriendo nuestros corazones.

 

Y es hermoso comprobar que todos los símbolos del mundo pueden ser usados para este propósito. Así también lo experimentamos en nuestra última noche en Querétaro, cuando decidimos ir a bailar con Marisela y su hija


Al final supimos que el Espíritu usó esa situación para enseñar que el camino espiritual o la práctica de Un curso de milagros no tiene que ver con la forma, que Él no nos está pidiendo cambiar nuestro comportamiento, que nunca nos pide dejar de bailar o dejar de hacer algo que disfrutemos. Él desea nuestra felicidad. Todo se trata de seguir la guía y de no tomar decisiones por nuestra cuenta.


∼♥∼


Tener la experiencia de ser usadas para la sanación durante nuestro viaje a Querétaro nos mantuvo en un estado de alegría difícil de explicar. Fueron tres días de milagros y de sentir un amor que parecía no tener final. Sentimos que algo muy profundo ocurrió en nuestra mente, sentimos que el Espíritu respondió a la oración de nuestro corazón de tener una vida inspirada en la que dependemos completamente de Su Amor.


¡Qué hermoso comprobar que lo que dice El Curso es verdad: «cuando damos es a nosotros mismos a quiénes nos estamos dando»!


∼♥∼


Y con toda esta alegría avanzamos en el Tour «Jesús: Un Evangelio de Amor». En las próximas semanas estaremos en Bogotá, Cali, Medellín y Barranquilla y Cartagena. Después iremos a Perú, Chile, Argentina, Brasil y Uruguay. 


Si sientes en tu corazón un anhelo de experimentar milagros y tener encuentros santos, te invitamos a ponerte en contacto con nosotras a través de nuestros perfiles de Facebook. 




Nos encantaría tomarnos un café, compartir un almuerzo y también estamos abiertas a recibir invitaciones de hospedaje, organizar retiros u otras formas de apoyo. 


Además, nos gustaría presentarte a Travel Bot, nuestro asistente de viajes. En este chat, podrás encontrar información y hacer preguntas relacionadas con cómo ser anfitrión de un evento para los maestros de Living Miracles. 



¡Te envíamos mucho amor y esperamos que estos milagros te hayan recordado que tienes derecho a experimentar lo que la Voluntad de Dios dispone para ti: la felicidad perfecta!

134 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page